martes, 22 de abril de 2014

El uso de mayúscula inicial en algunos accidentes geográficos


Últimos cambios de la nueva edición de la Ortografía de la lengua española de 2010

Antes
Se escribían con mayúscula inicial los sustantivos que designan accidentes geográficos, aun siendo nombres genéricos, cuando se usaban, por antonomasia, en sustitución del nombre propio.

Ejemplos:
el Golfo (para hacer referencia al Golfo de México)
el Canal (en alusión al Canal de la Mancha)
Península Ibérica (por el territorio peninsular español)

Ahora
En la Ortografía de 2010 se mantiene la mayúscula inicial para los usos antonomásticos de los nombres genéricos (el Golfo, la Península, etc.). Pero para aquellos sustantivos genéricos que aparecen seguidos de un adjetivo derivado del topónimo, se indica que tanto el sustantivo como el adjetivo se deben escribir en minúscula inicial.

Ejemplos:
península ibérica (el adjetivo ibérica procede del topónimo Iberia)
cordillera andina (el adjetivo andino deriva del topónimo Andes)
islas británicas (el adjetivo británico procede del topónimo Britania)

Fuente: Leonardo Gómez Torrego. Ediciones SM.



lunes, 14 de abril de 2014

El uso de mayúscula inicial en títulos y cargos


Últimos cambios de la nueva edición de la Ortografía de la lengua española de 2010

Antes
Era frecuente escribir, por razones de solemnidad y respeto, con mayúscula inicial los sustantivos que designan cargos o títulos de cierta categoría, como rey, papa, presidente, ministro, etc., especialmente si se usaban sin acompañar al nombre propio correspondiente y hacían alusión a una persona concreta.

Ejemplos:
El Rey se dirigió a todos los ciudadanos.
El Papa visitará Argentina en el 2016.
El Presidente comparecerá en el Congreso.

Ahora
En la Ortografía de 2010 se dice que los nombres que designan títulos, cargos o empleos de cualquier rango, por su condición de nombres comunes, se deben escribir siempre con minúscula inicial, independientemente de que acompañen o no al nombre propio al que hacen referencia.

Ejemplos:
El rey Arturo es el personaje central de la obra.
El rey se dirigió a todos los ciudadanos.

Fuente: Leonardo Gómez Torrego. Ediciones SM.

jueves, 10 de abril de 2014

¿Por qué solo se escribe sin tilde?


Antes de la publicación de la Ortografía de la lengua española del 2010, la palabra solo (adverbio que equivale a solamente, únicamente), llevaba tilde para diferenciarla del adjetivo solo. Era uno de los casos de tilde diacrítica.

La tilde se usaba para evitar la ambigüedad en los mensajes, como por ejemplo:
Aníbal estudiaba sólo los sábados (solamente ese día y no otro).
Aníbal estudiaba solo los sábados (nadie estudiaba con él).

¿Por qué la palabra solo ya no se tilda?
Porque solo, tanto adverbio como adjetivo es una palabra grave terminada en vocal. La sílaba tónica está en la penúltima sílaba: so-lo  y responde a las normas generales de acentuación.

¿Por qué se tildaba?
Porque a pesar de ser una palabra grave, se la tildaba para evitar confusión entre el adverbio y el adjetivo.

Según la RAE son pocos los casos de ambigüedad y si surgen se puede recurrir a sinónimos, a una puntuación adecuada o la inclusión de algún elemento que impida la confusión:
Aníbal estudiaba solamente los sábados.
Aníbal estudiaba únicamente los sábados.

lunes, 7 de abril de 2014

Palabras en español que tienen las cinco vocales


 
abuelito
comunicante
euforia
adulterio
consiguiera
murciélago
arquetipo
encubridora
repudiado
arquitecto
escuálido
reticulado
Aurelio
esquilado
reumático
auténtico
estimulador
Eulalio


jueves, 3 de abril de 2014

Sustantivos y adjetivos con dos plurales: ¿ajíes o ajís?


Los sustantivos y adjetivos terminados en tónica tienden a admitir las dos variantes de plural:  
-es  y -s.


-es
-s
ají
ajíes
ajís
alhelí
alhelíes
alhelís
bisturí
bisturíes
bisturís
coatí
coatíes
coatís
colibrí
colibríes
colibrís
frenesí
frenesíes
frenesís
jabalí
jabalíes
jabalís
maniquí
maniquíes
maniquís
esquí
esquíes
esquís
rubí
rubíes
rubís
bengalí
bengalíes
bengalís
guaraní
guaraníes
guaranís
israelí
israelíes
israelís
malí
malíes
malís
marroquí
marroquíes
marroquís
pakistaní
pakistaníes
pakistanís
sefardí
sefardíes
sefardís
tunecí
tunecíes
tunecís
yemení
yemeníes
yemenís


























lunes, 31 de marzo de 2014

El adjetivo: definición, clasificación y ejemplos


El adjetivo pertenece a una categoría o clase de palabras que se caracteriza por presentar género y número (bonita, bonito, bonitas, bonitos), motivo por el cual se denominan palabras variables. Se dice que esta categoría de palabras es abierta porque admite la incorporación de nuevas palabras formadas por derivación, composición u otros procedimientos.

Los adjetivos pueden denotar cualidades (pantalón barato), propiedades (reloj exacto), tipos (cámara digital), relaciones (geografía económica = relacionada con la economía), cantidades (muchos lápices), referencias de tiempo (publicación bimestral) o de lugar (paseo marítimo), etc.

El adjetivo funciona como modificador del sustantivo y establece con él una concordancia (manzanas rojas).

Tipos de adjetivos: relacionales y calificativos. Diferencias

1) Adjetivos relacionales
Derivan de bases nominales (muestra artesanal = de artesanos) con las que establecen cierta conexión con un determinado ámbito; por esto el DRAE los define como “perteneciente o relativo a”: físico (perteneciente o relativo a la física), actividad industrial (actividad relativa a la industria). Los adjetivos relacionales aportan rasgos que permiten clasificar cosas o personas: socio vitalicio, agua mineral, película romántica, crítica teatral.

Características sintácticas de los adjetivos relacionales

  • No pueden ser separados del nombre por un adjetivo calificativo: una nueva bomba nuclear o una bomba nuclear nueva; no es correcta la construcción una bomba nueva nuclear.
  • No se pueden anteponer al sustantivo: agua mineral y no mineral agua; reloj digital y no digital reloj.
  • No puede ser sustituidos por el adverbio así: una infección pulmonar no puede expresarse como una infección así.


2) Adjetivos calificativos
Denotan cualidades o propiedades que se agregan al significado del sustantivo: un alumno ejemplar, una ventana limpia, una flor exótica. Como las cualidades se pueden graduar, los adjetivos calificativos también: un alumno absolutamente ejemplar, una ventana bastante limpia, una flor muy exótica.

Características sintácticas de los adjetivos calificativos
Se comportan de manera opuesta a los relacionales:

  • Pueden ser separados del sustantivo por otros adjetivos: niños extremadamente estudiosos.
  • Se pueden anteponer al sustantivo: hermosa flor.
  • Pueden ser reemplazados por el adverbio así: una vida sacrificada (= una vida así).


jueves, 27 de marzo de 2014

Clasificación de los prefijos: tipos, significados y ejemplos



Los prefijos se combinan con distintos tipos de palabras. De acuerdo a la categoría de la palabra a la que se asimilan los prefijos pueden ser:

Adjetivales: tienen un significado similar al de los adjetivos: neologismo (vocablo nuevo en una lengua), pseudocultura (falsa cultura), minivacaciones (vacaciones de corta duración).

Adverbiales: tienen un significado semejante al de los adverbios: televisión (transmisión de imágenes a distancia), exógeno (de origen externo).

Preposicionales: anacronismo (algo que está fuera de tiempo), epitafio (inscripción sobre los sepulcros).


Tipos de prefijos según su significado

Prefijos locativos: indican una posición.
Ejemplos: antebrazo (posición delantera), trastienda (posición trasera); suprarrenal (posición superior), subterráneo (posición inferior).

Prefijos temporales: indican anterioridad (anteayer, anteponer) o posterioridad (posbélico, posponer).

Prefijos cuantificativos, gradativos y escalares
Los cuantificativos indican una cuantificación indeterminada (multifacético, plurianual) o numeral (monolingüe, bimestral).

Los gradativos expresan el grado de una propiedad o una acción: superbarato, sobreexigente.

Los escalares establecen niveles en alguna escala: subgerente, ultramoderno, archiconocido.

Negativos: expresan algo contrario (anormal, inmoral, deshonesto), ausencia de algo (afónico, impotente) o la inversión de un hecho (deshojar, destapar).

De orientación o disposición: indican oposición (antidemocrático, contraataque) o actitud a favor (proamnistía).