sábado, 28 de marzo de 2015

Reduplicación de pronombres objeto en español



  • Cuando el objeto directo y el objeto indirecto son mencionados antes del verbo, es obligatorio usar también los pronombres: 

Las zanahorias las he dejado sobre la mesa, y los tomates los he puesto en la nevera.

A tu padre le he comprado unos libros.

A Lucas, lo del accidente, no se lo voy a decir.

  • Normalmente, el pronombre de complemento objeto indirecto se usa también cuando el objeto indirecto aparece después del verbo:
Le hemos contado toda la verdad a tu hermana.

  • Con los pronombres de complemento objeto indirecto de tercera persona muchas veces no está claro a quién hacemos referencia. En estos casos, se hace necesario aclarar la identidad del complemento objeto indirecto:

- ¿Qué ha hecho con el informe?
- Se lo entregué al Sr. Gutiérrez.

lunes, 23 de marzo de 2015

Los pronombres reflexivos en español: usos y ejemplos



La serie de pronombres reflexivos tiene varios usos:


  • Cuando el sujeto y el complemento directo o indirecto coinciden:

Pablo se está mirando al espejo todo el día.
Me preparo la cena cada día.


  • Cuando el complemento objeto directo es una parte del propio cuerpo o un objeto que posee el sujeto:

Niños, ¿os habéis lavado las manos?
¡Hoy te has cambiado de pantalón tres veces!


  • Con algunos verbos que se refieren a la consumición o al aprovechamiento de algo, el uso de los pronombres reflexivos es muy frecuente y suele indicar que la acción se realizó completamente, sobre la totalidad de algo. En estos casos, el complemento objeto directo está siempre determinado:

Comió tarta. (= algo de tarta, una cierta cantidad no especificada)
Se comió la tarta. (= toda la tarta)


  • Con sujetos inanimados el uso de los reflexivos indica muchas veces la ausencia de un sujeto animado conocido:

La puerta se cerró de golpe y me dio un susto terrible.
No le riñas, que la botella se ha caído pero el niño no ha hecho nada.


  • Algunos verbos cambian de sentido según se usen como reflexivos o no:

Fui a Valencia el jueves. (= viajé a Valencia)
Me fui de aquí el jueves. (= abandoné el lugar donde estaba)

He quedado con Javier. (= me he citado)
Me he quedado todo el día en casa. (= he permanecido)

He pasado por el parque.
Me he pasado... tenía que bajar en la parada anterior. (= he ido más allá de lo conveniente)


Las dos nos queremos mucho. (= yo a ella y ella a mí)
Los dos conductores bajaron de los coches y empezaron a insultarse y a pegarse. (= el uno al otro).



jueves, 19 de marzo de 2015

¿Por qué no llevan tilde las palabras fue, dio, vio y fui?



No llevan tilde porque son palabras monosílabas y los monosílabos no llevan tilde. 

El error podría estar motivado en estos casos porque las palabras fue, dio,vio y fui corresponden a la primera o tercera persona del singular del pretérito indefinido, forma verbal que lleva tilde en todos los verbos regulares (entró ,cogió, salió, salí).

Los monosílabos solo llevan tilde diacrítica cuando es necesario diferenciar dos palabras que se escriben igual pero tienen significados o funciones distintos: té/te, mí/mi, quién/quien.

Fuente: Las 500 dudas más frecuentes del español (2013). Instituto Cervantes.

  

lunes, 16 de marzo de 2015

Clasificación de los adverbios en español



La clase de los adverbios es tan amplia, abarca tantas palabras y locuciones que, según la perspectiva, se obtienen diferentes modos de clasificarlos.
 
La primera definición que se dio del adverbio, en la antigüedad griega, fue morfológica: es una categoría sin flexión, invariable. La palabra adverbio deriva del latín adverbium (que se coloca al lado del verbo), etimología que pone en evidencia su función como modificador del verbo, aunque esta definición es limitante, ya que el adverbio sirve para modificar otras categorías gramaticales: adjetivo, sustantivo, complemento, o una frase.

Clasificación del adverbio según su definición semántica
Según esta clasificación el adverbio expresa prototípicamente una circunstancia del verbo y permite hablar de los siguientes grupos:

Clasificación según un criterio funcional de los adverbios

Al considerar más ampliamente la sintaxis propia de esta clase, se ampliaron las definiciones anteriores: el adverbio (aunque la etimología lo describe como adjunto al verbo) puede modificar a un adjetivo: muy bueno; a un verbo: llegó tarde; a otro adverbio: muy bien; a toda una oración: Afortunadamente, aprobé el examen.

Adverbios prepositivos

Según algunos autores, como Alcina Franch y Blecua, mencionan como otra clase a los adverbios prepositivos, que pueden facultativamente recibir un segundo término; se pude decir llegamos antes, pero también, llegamos antes de hora, llegamos antes que ellos. Pueden funcionar como término de una preposición: desde ayer, por hoy. Pueden modificar directamente a un sustantivo: río abajo, días antes; o modificar a un adverbio pronominal: allá lejos, hoy temprano.

Clasificación de los adverbios según su modo de significar

  • Adverbios connotativos (léxicos): son aquellos que modifican al verbo como una circunstancia: modal, temporal, espacial, causal (excepto la circunstancia de cantidad), sin que sea necesario considerar el tiempo o el espacio de la enunciación: Llegamos tarde. O pueden modificar a toda la oración, o por sí mismos constituir una oración.
Desde el punto de vista semántico, se llaman connotativos, pues tienen una significación léxica fija, que ni depende de las personas que están comunicando ni del contexto de la comunicación o del mismo texto.

En este grupo se encuentran los adverbios de modo derivados de adjetivos: los terminados en -mente (rápidamente) y los terminados en -o (rápido).
Además, se pueden agregar a los adverbios léxicos una serie de expresiones que, a pesar de no ser adverbios, funcionan como tales y, al igual que ellos, son invariables. Son los modos o giros adverbiales, por ejemplo: a ciegas, por las dudas, de repente, en realidad, por suerte, etc.

  • Adverbios no connotativos (pronominales): son los adverbios que dependen de las personas, el tiempo y el espacio de la enunciación, y del resto del texto, para que su referencia sea interpretada: Ayer viniste acá sin paraguas, y ahora toses.
Es notable la heterogeneidad que presenta la clase de los adverbios. La objeción habitual es que esta clase recibe todas las palabras que no entran en las otras categorías. Hay un ejemplo que ilustra muy bien esta situación: También ayer caminaba muy lentamente, incluso mucho más despacio. En esta oración todas las palabras son adverbios, excepto el verbo.

martes, 10 de marzo de 2015

¿Cuándo se acentúa un diptongo?



Las palabras que contienen diptongo se ajustan a las reglas generales de acentuación: dio  no lleva tilde por ser monosílabo, bonsái  la lleva por ser aguda y terminar en vocal, y huésped  porque es llana y acaba en consonante distinta de  n s.  

Como las sílabas tónicas de estas palabras tienen la peculiaridad de que se componen de dos vocales contiguas, hemos de saber sobre cuál de las dos vocales hay que colocar la tilde.

Las reglas son estas:

  • Si el diptongo está formado por una vocal abierta (a, e, o) y otra cerrada (i, u) o viceversa, la tilde recaerá sobre la vocal abierta: ignoráis, entiéndelo, acción.

  • Si el diptongo está formado por dos vocales cerradas, la tilde deberá colocarse sobre la que está colocada en segundo lugar: casuística, veintiún.

Es importante tener en cuenta que todas estas consideraciones se refieren al modo en que han de tratarse gráficamente las palabras que contienen estas secuencias de vocales, no a los modos posibles de pronunciarla. Una palabra como piano  hay hablantes que la pronuncian bisílaba [piá-no] y otros como trisílaba [pi-á-no], y ambas son igualmente válidas.


Fuente: Las 500 dudas más frecuentes del español (2013). Instituto Cervantes.