lunes, 25 de agosto de 2014

No es lo mismo “consejo” que “concejo”



Consejo
Consejo es la recomendación que se hace a alguien para su bien:
Sigue nuestro consejo y espera a que ella te llame.

Consejo es el órgano formado por un grupo de personas para asesorar o tomar decisiones sobre una materia o administrar una entidad:
El Consejo de Administración de la empresa se reunió para tomar decisiones.

Consejo también designa a la reunión de dicha corporación y al lugar donde se reúnen:
Está por comenzar el Consejo de Ministros.
Los periodistas esperaban en la puerta del Consejo para obtener información.


Los integrantes de un consejo se llaman consejeros.


Concejo
Concejo es el Ayuntamiento o corporación municipal:
El Concejo se reunirá a las 9 de la mañana.

Término municipal: porción de territorio sometido a la autoridad de un ayuntamiento.

También se llama concejo a la sesión celebrada por esta corporación y al edificio donde tiene su sede:
En el concejo de hoy se tomarán decisiones importantes para el pueblo.
Están construyendo el nuevo concejo del pueblo.

Los integrantes de un concejo se llaman concejales.

lunes, 18 de agosto de 2014

Los adverbios finalmente, al final, al fin y por fin



Finalmente es parte de una serie de elementos ordenados (temporal o lógicamente).
Primero pasó esto, después, eso; finalmente, aquello.

Por fin y al fin se utilizan generalmente para expresar que algo deseado largo tiempo se cumplió:
¡Qué bueno, pasó esto! ¡Por fin!

Al final se refiere a la parte final de un texto, o de una serie de hechos. No se interpreta en el sentido de conclusión de varios argumentos presentados.
En La intrusa, dos hermanos comparten la misma mujer. Al final, los hermanos sacrificaron a Juliana para poder continuar en paz.

El modo más apropiado para ayudar a diferenciar el uso de los adverbios mencionados, es crear diálogos en donde el estudiante pueda aplicar los conceptos, además de realizar ejercicios en forma escrita. En Internet hay sitios con gran variedad de ejercicios.



miércoles, 13 de agosto de 2014

Los adverbios ya, todavía; siempre, nunca; también, tampoco



Hay fenómenos del español cuya adquisición reviste una complejidad especial para el alumno extranjero. Tales por ejemplo: presencia / ausencia del pronombre personal sujeto, los usos del artículo, el contraste entre los verbos ser y estar, y el uso de determinados adverbios.

El adverbio ya
El uso del adverbio ya implica la presuposición de una situación pasada a la actual en el tiempo. Ya indica que la primera situación se realizó completamente y estamos en la siguiente.

·         Ya + tiempo pasado

Ya terminé de estudiar. Primera situación: estuve estudiando; segunda situación: no estoy estudiando más.

Ya llegó Juan. Primera situación: Juan no llegaba a un lugar; segunda situación: Juan está en el lugar.

·         Ya + tiempo presente: el adverbio implica una situación anterior que ha cambiado. Indica que una acción durativa ha comenzado y sigue en el presente.

Ya llegué. Ya estoy acá.
Ya funciona el televisor.

·         Ya = enseguida + tiempo presente: indica que una acción es inminente.

- María, ven, por favor.
- ¡Ya voy!

Los adverbios siempre y nunca

Siempre y nunca tienen principalmente dos valores:

Durativo
Siempre fui una buena alumna. Nunca fui una buena alumna.
En este caso siempre se interpreta como “durante todo el tiempo”, periodo que el contexto proporciona, por eso en pasado se usa el tiempo perfecto, de acción terminada.

Habitual
Se interpreta nunca como “ninguna vez”; siempre como “cada vez, todas las veces”.
La mayoría de las veces íbamos al cine los miércoles.
Siempre íbamos al cine los miércoles.
Nunca terminábamos de trabajar antes de las ocho.
Al dar una frecuencia de hábito, en pasado se usa el pretérito imperfecto (de acción habitual).

Uso del adverbio todavía
El adverbio todavía supone dos situaciones sucesivas en el tiempo. Se expresa que la primera situación continúa sin dar paso a la segunda.

·         Todavía + no + tiempo pasado: se supone que una acción se producirá, pero no se ha producido hasta el momento.
- ¿Y Juan?
- Todavía no llegó

·         Todavía + tiempo presente: una acción que se supone que terminará, continúa.
- ¿Y Juan?
- No llegó, acabo de llamarlo. Todavía no está en casa.

También y tampoco
También es el segundo “sí”, la segunda afirmación.

- A mí me gustó la película.
- A mí también.

Tampoco es el segundo “no”, la segunda negación. Si se antepone al adverbio, la negación del verbo debe suprimirse.
- No me gustó la película.
- A mí tampoco.
- No vino Carlos a la fiesta. Macarena, tampoco.



lunes, 4 de agosto de 2014

Complemento de régimen preposicional: significado y ejemplos

Los complementos encabezados por preposiciones, que son obligatorias para ciertos verbos, reciben el nombre de complementos de régimen.

La característica principal de los complementos de régimen es que delimitan, ajustan y orientan el significado del verbo. La significación del proceso nombrado por un verbo puede cambiar cuando se agrega un complemento de régimen: Se apresuró. /Se apresuró a responder.

Características de los complementos de régimen
  • Comienzan siempre con preposición.
  • No indican una circunstancia del hecho nombrado por el verbo.
  • Son inseparables del verbo al que complementan; sin ellos el verbo tiene sentido incompleto o cambia de sentido.
  • Aparecen siempre colocados después del verbo; no tienen una colocación más o menos libre como los circunstanciales.
 Cómo diferenciar el complemento de régimen de los circunstanciales

La mayoría de los complementos circunstanciales puede suprimirse sin que cambie fundamentalmente el sentido, mientras que los complementos de régimen constituyen una unidad de sentido con el verbo:

El policía renegó  de sus culpas  para salvarse.
               Verbo       C.de R.       Circ. Finalidad

Si se suprime el circunstancial, la oración conserva el sentido:
El policía renegó de sus culpas.

En cambio, si se suprime el complemento de régimen el sentido de la oración ya no es el mismo:
El policía renegó para salvarse.

“Renegar de” significa retractarse de una creencia, mientras que “renegar” sin complemento de régimen significa refunfuñar.

Seguir leyendo...



lunes, 28 de julio de 2014

Ver y mirar; oír y escuchar: diferencias


Ver
Percibir por los ojos los objetos mediante la acción de la luz.

Mirar
Dirigir la vista a un objeto.

Oír
Percibir con los oídos un sonido.

Escuchar
Poner atención o aplicar el oído para oír (algo o a alguien).

Ver y oír se refieren a recibir estímulos en los sentidos, no interviene una acción del sujeto; mirar y escuchar en cambio implican una acción voluntaria. Sin embargo, desde la antigüedad y actualmente se utilizan indistintamente y no se considera un error. La elección puede depender del lugar o de giros concretos de la lengua.

lunes, 21 de julio de 2014

Los numerales cardinales y ordinales: usos y ejemplos

Los numerales pueden dividirse en cardinales (dos, quince, cien), ordinales (tercero, cuarto, vigésimo), fraccionarios o partitivos (mitad, tercio, sexto) multiplicativos (doble, triple) y distributivos (sendos).

Numerales cardinales
Son cuantificadores que expresan una cantidad precisa (tres, siete) o ausencia total de cantidad (cero).
Además de expresar cantidad, todos los cardinales excepto uno pueden emplearse para expresar, como los numerales ordinales, el orden en una serie: capítulo décimo, décimo capítulo o capítulo diez.

Categoría gramatical y funciones de los cardinales
Los cardinales pueden preceder a sustantivos, aparecer solos o ir detrás de sustantivos. En cada uno de estos casos pertenecen a distintas categorías gramaticales y pueden tener distintas funciones.
  • Cardinales antepuestos a sustantivos
Cuando los cardinales se anteponen a un sustantivo son determinantes, concretamente adjetivos determinativos. Sirven para efectuar recuentos e indican la cantidad exacta de elementos a los que se refiere el sustantivo.

Los sustantivos a los que preceden los cardinales han de ser contables o estar recategorizados como contables: dos manzanas, dos tazas de café, dos vasos de agua.
Los sustantivos no contables pueden cuantificarse con otros cuantificadores: mucha agua, algo de vino, bastante azúcar.
  • Cardinales solos
Cuando los cardinales aparecen solos pueden ser pronombres o sustantivos. Como sustantivos son siempre masculinos y tienen plural. En este caso no funcionan como cuantificadores: Dibuja tres sietes y cinco cuatros.

Seguir leyendo...

martes, 15 de julio de 2014

Conmigo, contigo y consigo


Los pronombres personales tónicos son aquellos que pueden funcionar como sujeto (Yo cocino), como atributo (Los ganadores son ellos) o como término de preposición (Mi madre vendrá con nosotros).

Cuando la preposición que precede a mí, ti, sí es con, deben emplearse las formas conmigo, contigo y consigo, de manera que no son correctas las secuencias con mí, con ti, con sí.

Los pronombres que se utilizan después de preposición solamente existen en el singular (mí - ti - sí), y en la tercera persona solo para el reflexivo.

El caso particular de conmigo, contigo, consigo es una derivación de cum me cum, que en latín duplicaba la preposición.