viernes, 1 de junio de 2012

Períodos condicionales: real, posible e irreal


Se trata de oraciones que constan de dos constituyentes: un condicionante (prótasis) que va encabezado por el conector si y un condicionado (apódosis), que depende de aquel. Los períodos condicionales pueden ser de tres clases: real, posible e irreal.

Período real
Se construye con el modo indicativo en ambos constituyentes. Cuando el condicionante se construye con presente del modo indicativo, el período condicional remite a una situación que puede ser real (1) o realizable (2).
Si llueve, nos mojamos. (1)
Si llegamos temprano, podremos encontrar buena ubicación. (2)

El período condicional real puede emplearse para expresar hechos habituales o verdades universales, como vemos respectivamente en (3) y (4).
Si llueve no sale a hacer su caminata. (3)
Si el agua se calienta a 100 ºC  , hierve.

También puede remitir al pasado:
Si llovía, nos quedábamos en casa.

Período posible o hipotético
En este caso, el condicionante se construye con el pretérito imperfecto del modo subjuntivo y la apódosis con el condicional simple. El período adquiere un valor hipotético:
Si tuviera dinero, haría un viaje.

En algunos casos, este período puede tener un valor contrario a los hechos, es decir, de irrealidad:
Si yo fuese usted, no le diría eso al jefe.

Período irreal o contrafactual
Se refiere a hechos que no se han cumplido en el pasado y se construye con pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo en el condicionante y pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo o condicional compuesto en el condicionado:
Si hubieras salido a tiempo hubieras / habrías alcanzado el tren.

En la lengua coloquial, para indicar este período puede usarse el pretérito imperfecto de indicativo en ambos constituyentes:
Si sabía que ibas a estar aquí, venía más temprano.

A veces el hecho de que lo expresado en el condicionante no se haya cumplido puede tener repercusión en el presente y se construye con pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo + condicional simple.
Si hubieses hecho la dieta, ahora no te quejarías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada